Nuestro servicio de revisión de oro consiste en indicar por medio de inspección visual y de pruebas electrónicas o de ácido nítrico, si la pieza analizada es de oro u otros metales, y de cuantos quilates está compuesta. La prueba por medios electrónicos es menos invasiva, y no afecta la pieza analizada; en contraste la prueba con ácido nítrico deja las piezas de fantasía, plata, y oro menor de 18 quilates (750) con manchas y marcas notorias. Si es de tu interés que la joya no se vea afectada por la prueba, te recomendamos nuestra prueba electrónica.